LAS HAY INFINITAS...

Las observo a diario, son de diferentes colores.

Las hay pequeñas, grandes, arrugadas, felices y tristes.

Las hay que se esconden, para no dejarse ver.

Tímidas y sin autoestima.

Que viven en el valle de las excusas.

Algunas han viajado mucho, han recorrido, han conocido, han visitado.

Han trazado su propio mapa de experiencia y existencias.

De sabios y aprendices.

De jóvenes y viejos.

De princesas y príncipes destronados.

De valientes y cobardes.

Con causa o sin ella.

Las hay infinitas, con sentido de vivir la vida.

Otras hablan, nos cuentan historias completas de leyendas y pasión.

Las hay coquetas, juguetonas y seductoras.

Algunas están caducadas, vacías, ausentes, perdidas.

Las hay encogidas, de socorro, desesperadas y con dolor.

Las hay que murmuran, pero no entendemos lo que nos cuentan.

Otras vienen cargadas de éxito, brillan, riegan jardines de esperanza.

Adoro, esas, que ríen, que provocan, que sueñan, que viven.

Admiro, aquellas que curiosean, que rebuscan, que van más allá.

Las que más se arriesgan, las que juegan.

Las que tienen un as debajo de la manga.

Las que buscan y crean libertad.

Me dejo llevar por aquellas más aventureras, que tienen ganas.

Aquellas que se revelan, que cuestionan, que exploran.

Las hay sin piedad, malvadas y mentirosas.

Algunas castigadas y derrotadas.

Silenciadas por el paso del tiempo.

Pero de entre todas ellas me quedo con aquellas que muestran cariño.

Complicidad, ternura, humildad, generosidad.

Con aquellas que abrazan y besan.

Me quedo con aquellas que saben, que en ocasiones

Las palabras sobran para dejar paso a las

Miradas!!!



El alma que hablar puede con los ojos, también puede besar con la mirada.
Gustavo Adolfo Bécquer.


Abrazos a mil!!!

Comentarios

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares