LAS PALABRAS LO CAMBIAN TODO


Delante de un cambio, sintiendo la necesidad de hacer cambios en nuestras vidas, ¿cómo es posible que no trabajemos en mejorar nuestra manera de comunicarnos?

Pienso que es una mezcla entre pereza, miedo y falta de interés. Pereza sin ganas de olvidar lo aprendido para aprender de nuevo. Miedo, ¿qué dirán? ¿qué pensaran?. Falta de interés, así soy, es lo que hay....


Un mundo feliz a través de las palabras, no nos damos cuenta de como nos comunicamos , no prestamos atención, hablamos en piloto automático, en cierta manera como loros, por repetición. Y en muchas ocasiones estas palabras no son nuestras, son heredadas, padre, madre, abuelos...

Comunicación!!! En un mundo hiperconectado estamos completamente desconectados del buen entendimiento y de la falta que hace, escuchar, hablar y escuchar en especial desde el respeto, ese respeto que nace del corazón. Hablamos, nos escuchamos es igual a nos entendemos.

Café entre las manos para decirte que las palabras son el edificio principal de nuestra vida.


Si a nuestra mala comunicación le sumamos falta de interés, ausencia de ilusión en nuevos proyectos pufff apaga y vámonos, cerramos el chiringuito.

Empieza a comunicarte de una manera afectuosa y amable y sigue, dale al like con tus palabras, las palabras no son gratis, pagamos un precio muy alto en nuestra manera de comunicarnos.

Las personas que quieren comunicarse para compartir, antes de hablar, escuchan. Y siento que las personas que escuchan con atención, primero y antes que nada aprendieron a escucharse a sí mismas. 

Dicen que hay palabras de ganador y palabras de perdedor, me gusta pensar que las palabras son algo más que abrir la boca, que son y forman parte de la música de la vida.

Las palabras lo cambian todo, no olvides nunca esto, el objetivo no es impresionar o quedar bien con los demás, sino que tiene que impactar en nosotros mismos, hacer que nuestra vida, nuestra experiencia y  nuestro crecimiento sea un beneficio personal. Y cuando nosotros nos sentimos felices, apasionados con nuestra forma de comunicación, esto llega a los demás y pienso que es así como se construyen grandes relaciones.

Nadie más que tú puede tener el control sobre tus palabras. Nadie habla o trasmite por ti, la manera de expresarse de los demás no es cosa tuya.

Un conjunto de frases y palabras que liberan emociones positivas: 

  • ¿Cómo estás?
  • Gracias!!!
  • ¿En qué puedo ayudarte?
  • ¿Qué es lo que necesitas?
  • Buenos días!
  • ¿Me permites?
  • Por favor!!!
Palabras que motivan: Tienen un enorme potencial!!!

  • Genial!
  • Maravilloso!
  • Extraordinario!
  • Muy bueno!
  • Fantástico!!
  • Así se hace!!!
Palabras que abren el dialogo y despiertan confianza:

  • ¿Cómo lo ves?
  • ¿Qué te parece esta opción?
  • Cuéntame y lo hablamos!
  • ¿Cómo podemos hacerlo?
  • Claro qué podemos!!!
  • Nosotros avanzamos juntos.
  • Esto que propones me parece interesante!


 Con esto no quiero decir que a todo tengamos que decir que sí, cuestionar esos roles anclados en el tiempo es avanzar y es beneficioso desde la humildad y las ganas de aprender a desarrollar y abrir nuevas rutas, decir que no cuando es que no, cuando no lo sentimos, cuando nos hace sentir incomodos, y decirlo sin sentir culpa. 


Pienso que para que un cambio ocurra en nosotros debemos renovarnos, desechar las palabras que llevan prejuicios, las palabras que acusan, las palabras que engañan, las palabras que separan, las palabras que etiquetan.

Las palabras que dices y las que piensas forman parte de tu potencial. Nuestras palabras tienen que crecer y evolucionar para salir adelante con nuevas propuestas, nuevos conceptos y nuevas ideas.

Las personas que se comunican de una manera asertiva en su día a día:

  • Te miran a los ojos.
  • Tienen un interés real en escuchar a los demás.
  • Son personas coherentes.
  • Respetan agradecidos los comentarios que hacen las personas que tienen al lado.
  • No necesitan ser los protagonistas.
  • Su lenguaje corporal les acompaña con el lenguaje verbal.
No pasa nada cuando nos equivocamos, todos erramos, solo hay que saber pedir disculpas, aprender del error cometido y seguir aprendiendo, así de sencillo.

El buen comunicador TRANSMITE EMOCIONES con sus palabras!!!

Nunca subestimes el poder de las palabras.

Abrazos a mil!!!


Comentarios

  1. Muy lindo tu post, Mónica. Gracias por tu dedicación y compromiso al mantener tu blog, me hace muy bien, entre tanto frenesí, leer tus palabras de motivación. Nuevamente gracias y.. abrazos a mil!!
    Beto de Tucumán,Argentina.

    ResponderEliminar
  2. Muy lindo tu post, Mónica. Gracias por tu dedicación y compromiso al mantener tu blog, me hace muy bien, entre tanto frenesí, leer tus palabras de motivación. Nuevamente gracias y.. abrazos a mil!!
    Beto de Tucumán,Argentina.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias Beto Espinosa por tus palabras, me alegra muchísimo que te haga bien, saludos y abrazos a mil!!! Enorme saludo para Tucumán, Argentina.

    ResponderEliminar
  4. Muy buen artículo, pero que se sorprendan las personas porque les trates con amabilidad, ya no es ni con amabilidad, si no con educación, y les digas -¡Por favor! o -¡ Gracias! , -¡ Buenos Días! , es increíble como esta sociedad estamos perdiendo todos los hábitos de comunicación.
    Precioso post

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares